31 de mar. de 2010

Dorindo Cárdenas-Jugué y Perdí 2002


Aunque su papá le había dicho a Dorindo Cárdenas que no quería que fuera músico de profesión —por eso de que después de tocar en un baile no pasaba a ser más que un bebedor de seco—, el joven no le hizo caso. Fue así como este músico santeño empezó su carrera tocando la armónica y el violín simultáneamente. Hoy día, a sus 66 años, El Premier —apodo dado en La Villa de Los Santos por su talento— , no sólo goza de vitalidad y de la satisfacción de saber que cambió el concepto que su padre tenía de los músicos, sino que se ha forjado a lo largo de su carrera un merecido reconocimiento como uno de los mejores acordeonistas de Panamá, que ha cosechado el éxito durante más de 50 años de vida artística.
Fue a los 20 años cuando Dorindo empezó a tocar el acordeón. Este cambio trascendental lo recuerda como uno de los momentos más gratos de su vida, cuando consiguió la aceptación del público “el primer año que toqué en El Callejón de Las Tablas”. Todavía recuerda aquella vez que tuvo que cambiar el violín por el acordeón.
Asimismo El Premier recordó, en conferencia de prensa ayer viernes, que en 1957 organizó su primer conjunto típico llamado Águila Istmeña, que poco tiempo después cambió de nombre por otro más representativo: Orgullo Santeño.
Padre de 10 hijos (y uno fallecido en 1995), Dorindo Cárdenas ha obtenido las llaves de la ciudad de David y de Los Santos y la medalla de Vasco Núñez de Balboa, entre otros premios, por sus méritos como acordeonista y músico.
El dice que la mayor inspiración de su carrera fue escuchar la ejecución de Chico Purio Ramírez, quien posteriormente se convirtió en su maestro. Pero el discípulo no tardaría mucho tiempo en convertirse en un Jedi armado de su acordeón y bendecido con un talento que quizá no hubiera sido tan fructífero en el agro. “Si hubiera seguido el consejo de mi padre, quizá hoy en día fuera un agricultor; siempre me ha gustado la naturaleza”, apuntó.
El acordeonista, de quien se está editando en España un libro con su biografía —que próximamente estará de venta en Panamá—- opinó que se dieron cambios en la historia de la música típica panameña en lo que se refiere a la introducción de instrumentos, como por ejemplo el acordeón, lo que trajo como consecuencia una época de bonanza para la música vernacular, que sigue evolucionando. Sin embargo, respecto a la acelerada transformación de la música típica, Cárdenas dice que a pesar de su comercialización, no hay que olvidar los verdaderos orígenes de nuestra música en la campiña panameña.
El Premier, convertido hoy en día en un maestro del acordeón, envía un mensaje a la nueva generación de músicos incipientes, diciéndoles que se guíen por sus instintos artísticos y por la perseverancia para cosechar éxitos.

1 JUGUE Y PERDI
2 UNA MIRADA
3 VENENO MORTAL
4 EMPEZAR DE NUEVO
5 ESOS CELOS TUYOS
6 TU AMOR ME ESTA BUSCANDO
7 EL DESTINO DEL HOMBRE
8 LA MUJER DE MIS SUEÑOS
9 INFRAGANTE AMOR
10 LEYDIS LILIANA